Gaviotas

Por el momento mi vida Erasmus transcurre con tranquilidad y sin muchas historias interesantes. Desde el Viernes me he dedicado a adecentar el piso, que se encontraba como Dios lo trajo al mundo y he tenido que ir vistiéndolo poco a poco. Salvo alguna interacción poco fructífera y confusa con el no siempre eficiente pueblo alemán, no he tenido que esforzarme demasiado para conseguir mis victorias, tales como comprar una lámpara o un yogur.

Mis días de Erasmus, por el momento son algo monótonos. Cocinar un poco, leer un poco, ver alguna serie y hacer la compra. La realidad es que es curioso como se intenta llevar una vida similar a la de casa con los recursos que tenemos aquí. Todo es diferente pero todo es igual. Al final nos quedamos con lo mejor que teníamos y tratamos de copiarlo aquí. Porque lo bueno no se olvida ni se rechaza. La comida, las costumbres, los trastos… estamos acostumbrados a una rutina cómoda y mecánica que ahora intentamos imitar. Decimos que queremos irnos pero nos llevamos el licor café. Queremos independencia pero nos pasamos el día conectados. Queremos hacer nuestra vida y nos damos cuenta de que la cama no se hace sola, la ropa hay que lavarla y los platos no aparecen fregados por arte de magia.

Saarbrücken y Vigo son ciudades parecidas. En Saarbrücken no hay gaviotas ni se las echa en falta, pero sí que comparten esa sustancia de ciudad industrial, poco coqueta y cuyas noches aportan algo más que los días. De momento, el catarro que no cogí milagrosamente en Vigo me persiguió hasta el Sarre, e igual que en Vigo, lo curaré con abrigo, cama y sin medicamentos, que hay que reservar la salud para consumirla a base de Paulaner.

De momento, la vida sigue igual. Sigo formando parte de las comparsas administrativas, sigo olvidando mis compromisos y citas y sigo sin aportar la documentación correcta cuando hace falta. Creo que necesito una línea directa con quien yo me sé para que me lo arregle todo. Si es que cinco años muy mal acostumbrado no se curan así de rápido.

Anuncios
Published in: on febrero 23, 2011 at 10:39 am  Comments (4)  

The URI to TrackBack this entry is: https://saarbruckeninmymind.wordpress.com/2011/02/23/gaviotas/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. Oye eso de que los alemanas no siempre son eficientes tienes que probarlo ¿eh? Amos hombre, a ver si te crees que puedes verter ese tipo de afirmaciones en este tu nuevo blog y quedarte tan pancho.

    Y por ahondar un poco en los tópicos….
    Has ido ya a alguna fiesta Erasmus?? has conocido alemanas grandes?? y las salchichas que tal??

    eh? eh?

    (besitosh)

  2. Si te digo que tengo dos hornillos encima de una nevera y no sé como carajo no acaba todo descongelado del calor que manda, creo que es prueba suficiente de su cuestionable eficiencia.

    Contestando a tus preguntas:
    -Sí
    -No
    -Probé unas blancas pequeñas y no están mal

    :P

  3. No es ineficiencia, tch tch (la onomatopeyas nunca han sido lo mío). Es una eficiencia sutil y disfrazada para que no eches de menos el estilo patrio. Si es que piensan en todo incluso cuando no te das cuenta :D La vida de otro, cuidado…

  4. Héctor siempre decía: “Cuando tienes catarro, lo mejor es tomarse unos buenos copazos; de esta manera, si lo curas bien y si no, pues la resaca no va a empeorar mucho el estado de salud.”

    Por cierto, queremos fotos!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: